Inicio / A pasear / Como el porteo nos salvó

Como el porteo nos salvó

Ya os he contado en varias ocasiones que el Porteo nos salvó.

Por circunstancias mi marido no estaba,me encontraba sola y mi hijo no paraba de llorar y llorar, hacia todo lo que había leído o me habían explicado, pero no paraba.

No podía salir a la calle porque le dejaba en el capazo de ese precioso carrito nuevo modelo y David no lloraba, berreaba. Si íbamos al supermercado no podía comprar porque no podía llevar la cesta y a mi niño en brazos.Si le llevaba en carrito, llegaba mala a casa de oír a mi niño llorar y no poder consolarle. Todo el mundo nos miraba, incluso me juzgaban. Pufff lo recuerdo como algo horroroso.

Un día creo que por desesperación, busqué entre las millones de cosas que compré o que me habían prestado y encontré una mochila portabebés que ponía que se podía usar desde el nacimiento y probé a ponerle y gualá no solo dejó de llorar sino que se dormía.

Ahora desde la distancia y el conocimiento, la mochila era de una marca muy conocida pero no especialista en portabebés, miró atrás y pienso como le pude llevar así, pero sabeis que fue lo más importante que esa mochila nos salvó y no os podeis imaginar el cariño que la tengo.

A partir de ese mágico momento en el que mandé foto a mi marido con una sonrisa de oreja a oreja y salí a la calle, los dos solos caminando durante horas.Necesitaba sentirme conectada a él y libre, libre de movimientos y llantos desesperados.

David, continuó llorando, sobre todo por las tardes/noches, pero os aseguro que era ponerle en el portabebés y se quedaba dormido.

Han pasado más de dos años en los que hemos descubierto juntos infinidad de dispositivos mucho más cómodos y ergonómicos fular elástico Boba, bandolera Beco y en verano bandolera ligera Suppori, mochila ergobaby  y ahora más mayorcito la Beco Toddler o alguna bandolera para mimitos. Sé que era poco ergonómica y le llevaba mal colocada, pero esa mochila heredada fue lo mejor que nos pasó.

Por supuesto nos encanta el porteo y mi hijo con 16Kg y 2 años y medio, nos sigue pidiendo portearle y nos encanta!!! Esos momentos no los puedo disfrutar más, cuando está mimoso y apoya su cabecita en mi pecho, puffff ¿Qué mamá no se derrite?

Después de estos dos años, siendo mamá porteadora, leyendo y asistiendo a muchos grupos de porteo, por fin me decidí a hacer el curso de instructora de porteo para personal sanitario, impartido por APSIP y no pude salir más encantada. En los próximos post hablaré de ello, de los múltiples beneficios que tiene el porteo, dudas que me hacéis llegar, todas las opciones de dispositivos y sus ventajas y todas las novedades que sacan como la camiseta Quokkababy que es lo MAS!!!

Hablaré de todo lo que os apetezca saber sobre el Porteo, porque os aseguro que si lo probáis haciéndolo de una manera correcta os vais a enganchar.

 

Sobre Beatriz

Comprueba también

Feria puericultura 2017 – Textil

Nos recorrimos casi todos los stands de saquitos, edredones, fundas nórdicas, cambiadores de tela…primero porque …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *