Inicio / Blog / Como explicar la muerte a nuestros/as hijos/as

Como explicar la muerte a nuestros/as hijos/as

La muerte es un proceso natural que forma parte de la vida.

Como psicóloga he estudiado mucho este tema, pero cuando eres tú como mamá, quien está ahí, con tu tristeza, tus vivencias y le tienes que explicar a tu hijo de 3 años, dos pérdidas importantes y seguidas, la cosa se complica.

Por eso me he decidió a escribir este post, porque la muerte en muchos casos y con la mejor intención ha sido tabú. Nuestros padres han querido evitarnos sufrimientos o quizás ellos tampoco sabían cómo contarlo y nos contaban cuentos que en la mayoría de los casos nos confundían.

Imagino que como yo, muchos llevamos esto y sin darnos cuenta aparecen patrones aprendidos, miedos e inseguridades.

Yo  llevo mucho de eso en mí y he tenido que hacer un ejercicio previo para evitar que interfiriera y poder hablar con claridad, sencillez y sinceridad a mi hijo sobre la muerte y sobre mi tristeza, que fue lo que más notaba que le preocupaba.

Mi hijo es pura emoción y aunque el lenguaje es fluido, las emociones son las que priman en este periodo, por eso él más allá de la muerte, que todavía no entiende el alcance, su preocupación era que yo estaba muy triste.

Hacía una semana que había fallecido mi abuela, este proceso lo hablé previamente y emocionalmente lo llevé mejor porque era muy anciana, ha vivido su ciclo y sientes que se va en paz y con su maleta llena de vivencias. Por eso se lo transmití con mucha calma, le fui preparando (la bisa es muy anciana y sus pulmones y corazón ya van muy lentos), cuando ocurrió le dije que había muerto y que se la había parado el corazón. Yo estaba tranquila y los momentos más complejos para mí de los rituales funerarios él no asistió.

A la semana, ya estábamos descansando, de vacaciones, nos llamaron porque la quedaban a mi tía horas de vida. Además de lo que significaba para mi era rabia, impotencia y tristeza muchas emociones que mi hijo pudo ver en forma de lagrimas.

El estaba preocupado, me miraba, me abrazaba y preguntaba constantemente si ya estaba contenta, no, le repetía, estoy triste, pero la tristeza también es una emoción hijo y yo hoy estoy triste porque la tía se va a morir, pero agradezco mucho tus abrazos.

Cuando ya dejé de llorar le vi aliviado, él nunca me había visto llorar tanto. Yo no lloro con facilidad pero nunca oculto mis emociones.

 

Con todo esto he visto muchas maneras de transmitir y hacer con los niños respecto a la muerte de un ser querido y por si os ayuda os dejo algunos consejos:

  1. La muerte suele ser tabú: Tendemos a cubrir, enmascarar o incluso engañar para evitar sufrimiento, pero las contradicciones, o que los niños nos noten tensos o incómodos, falta de explicaciones hace que en muchos casos aparezcan miedos, dudas y con el pensamiento mágico que les caracteriza pueda dificultar su duelo o su relación con la muerte.
  2. Adaptar la explicación a su lenguaje y capacidad: No es lo mismo explicar a un niño de 3 años, que a uno de 8. Los niños más pequeños tienen dificultad para asimilar conceptos abstractos por eso hay que tener mucho cuidado en hacer metáforas del tipo “el abuelito se ha quedado dormido”, “el abuelito se ha ido a un lugar maravilloso”,”el abuelito está en el cielo y te ve”, ”háblale que él te escucha”.

Aunque creamos que esto ayuda, a los niños les genera confusión y en la mayoría de los casos miedos por eso es necesario que independientemente de los aspectos religiosos de cada familia se les explique la muerte y después vuestras creencias. “nosotros creemos que está en el cielo en un lugar maravilloso”

  1. Hay que dejar claro su universalidad y que es irreversible: Muchas de las dudas de los niños es si va a volver, hay que dejar claro que la muerte forma parte de la vida y que no va a volver, pero puedes decir que está vivo en vuestro recuerdo y hacerle partícipe de él, contándole anécdotas, viendo fotos o vídeos del ser querido.

Otra de las dudas más recurrentes, es si ellos van a morir o mamá o papá. Hay que contestar con sinceridad pero con tacto, ya que los niños el concepto de temporalidad no lo tienen aun muy desarrollado y le podría causar temor. Por lo que la respuesta podría ser tipo “si cariño, nos vamos a morir pero dentro de mucho mucho tiempo, cuando ya no nos necesites como ahora”. Una vez que reconozca que todos moriremos sabrá que la muerte no es selectiva y eso le ayudará dentro de su pensamiento mágico.

  1. Responde a sus dudas y preguntas con sinceridad: Dar explicaciones sobre las causas, sin detalles escabrosos, pero evitando algunas afirmaciones que les pueden confundir “se puso malito”, “se quedó domidito”, ”dios se lo llevó porque era muy bueno”, es importante poder explicar la casusa real con un lenguaje apropiado “al abuelo le dejó de latir su corazón”.
  2. Si no tienes respuesta, es mejor que le digas que no lo sabes, antes que mentir: ¿Qué pasa después de la muerte? ¿A dónde van? La realidad es que no lo sabemos aunque si tenemos alguna creencia religiosa, les podemos decir que no lo sabemos pero que “creemos que está feliz con otros familiares”
  3. Mostrar nuestras emociones: Mostrar es enseñar a expresar también los suyos, que sienta naturalidad en cualquier emoción que aparece en un duelo. Si la emoción nos desborda recomiendo no mostrarla hasta tranquilizarnos para no generar ansiedad o pánico al niño/a.
  4. Déjale expresarse, preguntar lo que necesite: hablar de ello cuantas veces quiera y dale seguridad para que entienda que pese a los cambios que pueda haber, el siempre va a estar cuidado y protegido como antes.
  5. Muchos de los dilemas de los padres son hacer o no participes a los niños de los rituales funerarios: Los estudios dicen que a partir de los 6 años pero yo siempre digo que no hay una edad concreta, como padres sabemos cómo es nuestro hijo/a y como puede reaccionar ante las situaciones, por lo que nadie mejor que vosotros para saber si está preparados/as. Eso si ser sinceros con vosotros mismos y no dejéis que vuestro propio temor o inseguridad condicione.

Si no creéis que está preparado/a podéis hacerle partícipe o incluso que proponga él/ella alguna acción simbólica (dibujo, canción….) a modo de despedida.

En el caso de que el vuestro hijo/a esté preparado/a y quiera asistir, antes de nada deberéis explicarle con claridad todo lo que van a ver y oír, lo que ocurre en cada lugar “la gente está triste y llora, hay un ataúd de madera donde está el abuelo”, que tengan toda la información antes de tomar la decisión. Por supuesto vosotros ser su apoyo y estar pendiente en todo momento de guiar en el ritual y acompañar sus emociones.

Ideas clave:

  • Explicar de forma clara y con sinceridad lo que ha pasado o va a pasar. Ojo con los cuentos o metáforas.
  • Muestra y deja que muestre y exprese sus emociones, dudas o preguntas.
  • Recuerda con él/ella a la persona fallecida.
  • Hay muchos cuentos y películas que os puedes ayudar. Recomiendo “Para Siempre” de Camino García.

Sobre Beatriz

Comprueba también

Baby-led Weaning (BLW) ¿Es una moda o hay beneficios?¿Cuando empezar?

Hace años cuando empezamos con BLW y se lo comentábamos a nuestras familias y amigos, …

2 comentarios

  1. Me ha encantado, un besazo y un abrazo enorme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *