Inicio / Blog / Dejar el pañal de manera respetuosa y divertida.

Dejar el pañal de manera respetuosa y divertida.

 

Se acerca el calorcito y  ya resuena en las cabezas de muchas familias la famosa frase “aprovecha el verano para quitarle el pañal”.

Os contaré nuestra propia experiencia, ya que estamos en pleno proceso y hemos pasado por todas las fases que creo atravesamos la mayoría de las familias cuando nos planteamos este tema.

 

Lo primero hablaré de la presión, esa presión familiar, social, comparaciones, tiempos y edades para todo en los niños. A mí eso me ha horrorizado de siempre porque odio las comparaciones, no me gusta nada quitar la individualidad y diferenciación en cada persona y en los niños con más razón. Ellos son dependientes en muchos aspectos y por nuestro afán de clasificar y poner tiempo a todo les y nos ponemos una presión totalmente innecesaria y no les permitimos llevar su propio ritmo.

Creo que en gran parte esta presión es la causante de la preocupación que nos genera este tema y las grandes dificultades e interferencias que surgen en un proceso totalmente natural que a priori no tendría que tener ningún problema.

No quiero decir con esto que crea en la autorregulación, me siento totalmente responsable de observar y acompañar las emociones y los procesos de mi hijo e intento hacerlo (no siempre lo consigo). Por eso no creo que el niño se quite solo el pañal, ni en una edad concreta, ni una estación del año, creo en la observación para saber que el niño/a está preparado/a mental, física y emocionalmente. Si bien es cierto que suele ser entre los 2 y los 4 años.

 

En esto como en casi todo en la crianza todo el mundo te dice como lo tienes que hacer y en la mayoría de los casos las informaciones se contradicen, te vuelven loca y al final te generan una inseguridad que tú no tenias. Por eso mi primer consejo es por supuesto informaros, leer, acudir a escuela de padres, preguntar, pero lo más importante es lo que tú crees que es lo mejor para tu hijo/a. Nadie ama y entiende mejor a tu hijo que tú, así que coge la información que tu creas es correcta, ponle tu esencia y tu instinto y seguro que lo harás bien.

Una vez que esto lo tienes claro y te sientes seguro/a llega la fase de ¿Como sé que está preparado? pues hay varias señales que te indicarán que físicamente está preparado. Primero te dirá me hago pis, cuando tiene la sensación y un poco más tarde te dirá estoy haciendo pis, por lo que no solo tendrá la sensación de hacerse pis sino que ya será consciente del proceso y la acción de hacer pis. Aquí es cuando el niño ya está preparado y es el momento de dejar el pañal. (Pongo pis porque la caca en algunos procesos tiene mayores dificultades por tener componentes más emocionales, pero cada niño es de una manera y no tiene porque costar más.)

 

Ahora viene la segunda parte y quizás más compleja ¿Como le acompaño? ¿Como lo hago? 

Lo único que puedo aportar en este ámbito es mi experiencia. Primero pensé en qué momento se encontraba (si no había ningún componente emocional que pudiera interferir)  ejemplos muy claros son cambios de colegio, de ciudad, un hermanito o cualquier cambio que suponga un esfuerzo extra al niño porque tanto esfuerzo supondrá mucha carga para él.

En mi caso no había ningún elemento así que tomamos la decisión y se la comunicamos (mi hijo tiene ya tres años, pero si son más pequeños tendréis que ver la manera de adaptaros a su comunicación verbal o corporal). Se lo dijimos de una manera clara, sencilla y haciendo referencia a lo que él ya siente y le encanta decir “que ya es mayor” y que está preparado, que mamá y papá le van acompañar.

Previamente compramos un orinal con forma de váter que le encantó y calzoncillos que el mismo eligió, le contamos cuentos sobre la caca y el proceso de ir al orinal, pero sin saturarle  ni darle demasiada importancia porque creemos que si nota en nosotros que es un proceso muy importante porque no paramos de hablar de ello, le supondrá una presión extra.

Las primeras veces estaba muy ilusionado, quiso hacerlo de pie y se salpicaba los pies y la ropa, esto le generó asco y miedo, por lo que cada vez que se hacía pis se ponía muy nervioso. Pusimos en marcha otro juego el juego era dibujar con rotulador un monstruo, animal o lo que él quisiera y cuando hacia pis lo borraba, la idea era que tenía que apuntar al monstruo del miedo y desaparecía con su pis, para el el proceso del pis funcionó muy bien pero a los días se cansó y se me ocurrió cantarle una canción inventada de un bombero que sacaba la manguera y le gustó.

Poco a poco ha ido quitándose el miedo y ahora va solo, incluso nos dice que no quiere que le miremos.

El orinal se lo hemos puesto donde él ha querido. Primero donde él estaba habitualmente (su zona de juegos, el salón…) y ahora lo ha querido poner en el baño.

Con respecto al pañal de la noche, el mismo no quiso ponérselo, le dijimos que no se preocupara que se despertaría y nos podía llamar o ir él solito a hacer pis. No se despertó ni por la noche, ni en la siesta y se hizo pis encima. Cuando tiene sueño profundo todavía no se da cuenta. El sigue probando, le ponemos debajo de las sábanas empapadores, cambios de pijama y a volver a intentarlo. ¡Ya ha ido una vez al baño por la noche! Poco a poco y a su ritmo.

Con la caca es más complicado, le da miedo y quiere que le pongamos pañal, le cantamos canciones, lo hacemos delante de él y le mostramos las nuestras y como tiramos de la cadena para darle la seguridad que no ocurre nada y que la caca se va con el agua, pero ha necesitado mucho más tiempo porque solo lo quería hacer en el pañal. Para nosotros no hay problema hay temas emocionales y temores que necesitan su tiempo y nosotros se lo damos.

No tenemos ninguna prisa, ni queremos que el sienta que la tiene. Cundo se pone nervioso o tiene miedo, tratamos de tranquilizarle de conectar con su emoción y ver cómo le podemos ayudar, por ejemplo cuando no le gustaba mojarse, le dije que me parecía que no le había gustado mojarse los pies y que si quería podía hacerlo sentado o separar las piernas en los lados del orinal y se puso más calmado. Con la caca lo mismo le digo que le noto nervioso que igual le da miedo hacerlo en el váter porque es nuevo para él, le doy seguridad y animo a que lo haga pero si veo que le genera ansiedad no insisto.

No nos tenemos que olvidar que todos los niños sanos van a terminar haciendo pis y caca y el proceso de aprender a hacerlo con el mínimo estrés y sin interferencias es mucho más placentero para todos.

Nosotros no hemos funcionado con premios, pero si nos hemos alegrado de sus logros y se lo hemos hecho saber.

Para resumir estos son los pasos que hemos dado:

  1. Información (lecturas, blogs, circulo de padres….)
  2. Preparar el proceso, hacerle partícipe de su proceso (que elija el orinal, los calzoncillos, braguitas pañal, lecturas relacionadas….).
  3. Confirmar las señales claras de que está preparado/a
  4. Comunicación con el niño (dejar el pañal)
  5. Hacer el proceso divertido, un juego.
  6. Acompañar el proceso, dejarle elegir donde, conectar con su emociones, ayudarle si tiene alguna dificultad o una emoción negativa, mostrar seguridad.
  7. Y sobre todo conectar con él, sin forzar, respetando sus tiempos, su ritmo.

Como curiosidad os diré que en este proceso los niños sienten preferencia o incluso lo podemos presentar nosotros, actividades relacionadas con el agua y las texturas (arena, arcilla, plastilina). El control de esfínter como todo en los niños se refleja en el juego y los excrementos y la orina están muy relacionados con este tipo de actividades. Son actividades divertidas que además pueden favorecer el proceso.

Dejar el pañal no tiene por qué suponer un proceso difícil o un suplicio para los padres, siempre que se haga en el momento adecuado y acompañando en sus emociones y ritmos. Es un logro importante para tu peque y podemos hacerlo de manera natural y divertida.

Y vosotr@s ¿Qué juegos o actividades se os ocurren para hacer divertido y atractivo ese momento a vuestros hij@s?

Sobre Beatriz

Comprueba también

Puericultura Madrid 2018

Otro año más y en esta ocasión  casi he enlazado Puericultura con Intergift, así que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *