Inicio / Blog / Desde mis entrañas: EDUCACIÓN

Desde mis entrañas: EDUCACIÓN

Hoy he hablado largo y tendido con mi sobrina de 7 años (recién cumpliditos). Normalmente no hablo de lo que me cuentan en conversaciones privadas mis sobrinos, amigas o cualquier persona que confíe en mí, pero con el permiso de su madre y cuando tenga la edad adecuada de entender porque lo hago quiero pensar que no la importara.

El caso es que después de esta conversación necesito escribir, necesito gritar al mundo que algo tiene que cambiar, necesito expresar lo que siento porque obviamente es mi sobrina y es una de las personas más importantes de mi vida y me duele oírla contarme barbaridades con una normalidad que estremece.
Señores solo tiene 7 años!!!!!! Y si hoy voy hablar de EDUCACIÓN PÚBLICA.

Lo sé, se que es un tema controvertido pero voy a hablar desde el respeto, el conocimiento y el cariño de muchos profesionales de la enseñanza pública y privada que se dejan la piel cada día, que sienten verdadera vocación por lo que hacen, que se esfuerzan por seguir aprendiendo y abrirse al mundo con métodos de enseñanza novedosos para tratar de mejorar, de tener 30 niños en una clase cada uno con sus diferencias, peculiaridades, de diferentes entornos y valores.
Sé que tienen mil objetivos de tiempo y “conocimientos” para todos los niños de la clase marcados por las instituciones que no tienen ni idea de la realidad y mucho menos de los niños y sus educadores.
Lo sé, se que luchan contra corriente por hacer pequeñas cosas fuera del programa establecido para dar algo mejor a esos niños y lo más importante tratan con cariño y respeto a los niños teniendo en cuenta sus ritmos.
Si conozco está parte muy bien y la admiro profundamente porque pese a las resistencias hacen que poco a poco cambie algo, aunque por desgracia no sea suficiente.

Pero la conversación de mi sobrina hoy habla de otra realidad que existe y si no hacemos algo seguirá existiendo.

Estoy harta de leer en prensa, televisión, redes sociales, sobre los jóvenes, sobre las violaciones, agresiones, bullying, violencia machista cada vez mas y a más temprana edad y de todas las medidas para prevenir esto. Ojo no quiero hacer demagogia y estoy de acuerdo con implantar medidas de prevención, pero creo que estamos muy ciegos si pensamos que en esta sociedad algo no funciona bien.

¿Existe mayor prevención que educar desde el respeto a la infancia y educar para la Paz?Desde la base, esa si que es una prevención. Si nos centramos en la infancia igual podremos cambiar un poco. Son esponjas para lo bueno y también para lo NO TAN BUENO.

Y porque digo todo esto porque me indigna oír a mis sobrina y en su día también a mi sobrino como una profesora le grita constantemente, le manda que copie el cuaderno de una compañera porque es mucho mejor que ella, les castigan sin recreo porque hoy no han llevado los deberes de Naturales y Sociales, dejan notas a mi hermana a una semana de empezar que no lleva el ritmo de la clase, la amenaza que la echa de clase castigada si la mira a ella y no al libro….. y en la presentación ya advierten que seguramente no están de acuerdo con sus prácticas en el aula pero que la dirección del centro aprueba su manera de enseñar.

Repito un colegio público, dos profesores distintos, una niña inocente de 7 años!!!! De verdad no puedo con esto.
No solo por mi sobrina, que es maravillosa, que tiene un ritmo diferente, como todos, SU RITMO porque es suyo y de nadie más, como el de todos nosotros. Es porque aun que la cambiemos de colegio muchos niños sufrirán lo mismo y harán de ellos niños frustrados, con la autoestima por el suelo, competitivos, agresivos…. en fin no tengo palabras.

Si, obviamente la sociedad parte de un ámbito familiar que es igual o más importante que el educativo y que en todos los casos influye y afecta directamente (ese tema también me da para otro post largo), pero por favor pasan muchas horas allí, haciendo mucho esfuerzo por estar sentados cuando no les corresponde, ayudémosles y con más razón a los que tienen dificultades.

Son el futuro de este mundo, de esta sociedad, son maravillosos, ¿Por qué la educación pública permite esto? ¿Por qué depende de la suerte del profesor que te toque? Veo cada año a padres nerviosos esperando a ver qué profesor les toca a su hijo ¿Por qué no acabamos con esto? ¿Por qué no mejoramos?

Yo me eduqué en colegio público, instituto público y universidad pública tuve suerte y a veces desgracia, me trataron bien y también mal, pero gracias a los maravillosos valores de mi familia su esfuerzo y mi personalidad  pude superar todo. De esto hace ya muuuuchos años y seguimos igual o peor.

Soy una total defensora de lo público porque fui muy feliz y me enseñaron muchísimo. Pero también soy consciente de mis carencias y de cosas que he tenido y tengo que trabajar ahora como adulta que se podían haber evitado.
Adoro la enseñanza, alabó la labor de los MAESTROS más aún de la  publica porque sé que no lo tienen fácil, pero MAESTROS de vocación, de sentimiento y de respeto, porque eso unido al tándem familia-escuela que tendría que haber, hará que cambiemos un poquito este mundo, a veces tan loco.

* Nota a mis sobrinos: sois grandes, sois lo mejor de este mundo, que nadie os diga u os haga sentir lo contrario. Gracias por enseñarme tanto.

Sobre Beatriz

Comprueba también

La importancia del movimiento, juego y psicomotricidad en la Infancia

Como la mayoría ya sabéis llevo un año cursando un Máster en Promoción y prevención …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *