Inicio / Blog / Mis reflexiones frente al mar “El final del verano”

Mis reflexiones frente al mar “El final del verano”

Hoy es la última tarde en la playa y aunque todavía queda mucho verano y tenemos muchos planes, siempre que llega este día me siento rara. Tengo varias fases pero la primera es tristeza y también un poquito de enfado que no puedo remediar, me siento un poco como el final del verano en verano azul

Y es que adoro el mar, el sol, el sonido de las olas, la arena, los peces, el olor a sal , los barcos a los lejos, los cambios de azules de cielo y mar que se juntan en el horizonte. Adoro ver a mi hijo disfrutar y como un espejo volver a verme a mi de pequeña revolcándome y sin salir del agua en todo el día, volver a sentir esa vitalidad y después ese maravilloso agotamiento que llega cuando haces algo que te encanta.

Adoro cada ola que salto con su manita, su mirada y su sonrisa, adoro acordarme de la misma felicidad en cada ola Cantabra que saltaba con mi padre y los paseos interminables por la ría y el mar de Punta con mi padrino.Y sin querer me vuelvo a sentir niña y a ver pasar en mi cabeza cada verano con mi familia y más tarde con mis maravillosas amigas/hermanas con mil una aventuras y muchas muchas risas.

 

Y me encanta llegar a esto, verlos a ellos a lo lejos, disfrutándose, mientras les miro con esa cara que se te pone cuando amas por encima de lo que jamas hubieras imaginado. Y me siento agradecida a mi complemento que a pesar de ser de pueblo y montaña adaptarse, disfrutar y hacernos disfrutar de nuestras maravillosa playa.

 

Pero es que esta últimos tarde siempre vivo con la pena de ¿Por qué?, ¿Por qué tengo que volver? Y no, en mi caso no es el trabajo, (cuando eres autónoma siempre trabajas :), me encanta tener objetivos, proyectos, metas nuevas , no es eso,  es volver a la rutina, a los coches, a los horarios, la casa, volver a lo de siempre y es que este invierno se me ha hecho muyyyy largo y el verano muyyyy corto y aunque pienso seguir disfrutando de los pequeños placeres que me da el verano, echo tanto de menos el mar y todo lo que representa para mí.

Porque aunque sea Madrileña siempre he sentido el mar como parte de mí, me da igual si es invierno o verano, poder observarlo, escucharlo y sentir esa conexión tan brutal, me parece un regalo.

Quizás lo entendáis o no pero es así como me he sentido cada verano desde que tengo conocimiento, solo espero que algún día esa conexión dure más tiempo o podamos disfrutarlo hasta el aburrimiento.

No sé si así quitaría esta nostalgia o la pondría más, no sé si esa sensación será necesaria pero en estos momentos siempre pienso que yo quiero vivir en una ciudad con mar, que quiero ver jugar en la arena a mi hijo, libre, mientras escucha la música de las olas.

Y vuelvo a recordar cuando vivía en Barcelona y cada fin de semana sentía una desconexión que jamás he sentido aquí, cada fin de semana eran vacaciones, iba allí sola con mi libro y me sentía llena, libre y vital.

 

Lo bueno de que siempre me ocurra esto es que sé que cuando tengo las maletas, estoy deseando llegar a casa, ilusionada por ponerme al día con mis amigas, mis proyectos y todos los planes que tengo para este agosto.

¿A vosotr@s que os pasa al final de las vacaciones?

¡Felices Vacaciones Familias!

Sobre Beatriz

Comprueba también

Habitación Montessori – Nuestro Ambiente Preparado

Mi peque tiene 3 años y desde que nació hemos colechado, más que por tener …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *